Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VIII El personaje

Consigna P 2 Escribir una ficha, lo más completa posible, de alguno de estos personajes:

• Una señora de clase alta del siglo XIX

• Un pintor fracasado

• Un músico ciego


Elegido: Un pintor fracasado.


FICHA: 

DATOS PERSONALES: Andrés Lubiarte, nació en Junín, Pcia. de Buenos Aires, el 3 de agosto de 1984. Su madre murió cuando él nació y fue educado por su padre y su tía paterna que era soltera. No tuvo hermanos ni primos.

El padre era empleado en un banco del pueblo de Junín. Luego, cuando Andrés concluye el colegio secundario, le consigue un puesto en el mismo banco.

Andrés se educó en colegios de gestión estatal en el nivel primario y secundario.

Desde niño estudió dibujo y pintura con una maestra particular. Siempre mostró capacidad para el desarrollo de las artes. Antes de terminar la escuela primaria concurrió por muchos años a una Escuela de Arte que dependía de la Municipalidad.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS: Andrés es un  hombre de mediana estatura, tez blanca, cabello lacio color castaño, ojos marrones  y se viste de manera informal. Tiene una cicatriz en la parte superior en el ojo derecho, producto de un accidente en la niñez.

CARACTERÍSTICAS GENERALES: Un  hombre que estudió dibujo y  pintura desde niño, cosa que realmente amaba. Soñaba con ser un gran pintor y poder salir de su pueblo. Al momento del relato tiene 32 años.  Participó de varios concursos de pintura en diferentes lugares de Buenos Aires y a los 20 años consiguió viajar a Francia con ayuda de su tía y de amigos.

Su familia era de clase media-baja y todo se conseguía con mucho esfuerzo. 

ÁMBITO PSICO-SOCIAL: Desde niño se mostraba muy sensible y algo retraído. Al atravesar la adolescencia va perdiendo la timidez inicial y  muestra ser un muchacho con ganas de avanzar.

Le gusta la vida al aire libre y tiene  pocos amigos. Era un apasionado de las películas de convoy como su padre. Al crecer, elige reunirse con sus amigos del colegio y de la escuela de arte  y participar de reuniones con  ellos. No le gustan los deportes ni el baile.  

MEDIOS DE VIDA: Ayudaba en la casa todo lo posible. Durante el colegio buscaba alguna actividad intermedia como  trabajar temporariamente en un almacén o verdulería para juntar algo de dinero y poder ahorrar para pagar sus pequeños gastos. Al crecer continúa desarrollando su pasión por la pintura pero trabaja como empleado para sostenerse. 

OBJETIVOS: Ser un artista, pintar, mostrar y deleitarse con ello.

 


Consigna P 3 A partir de la ficha que redactó, escriba una historia breve que tenga al personaje como protagonista. Narrador en tercera persona, adulto, entre 50 y 60 años. (Máx. ½ página).


UN TINTE NUEVO 

Andrés tomó sus óleos y fue desde muy temprano a la campiña para disfrutar de las luces del día. Estaba convencido de que el mismo sol y el mismo cielo nunca proporcionaban igualdad de pigmentos, aunque todos dijeran lo contrario. Su empirismo realista le había dado grandes satisfacciones, aunque no el éxito que alguna vez esperó.

Ese lugar lo sentía muy suyo porque sabía que nunca  nadie acudiría allí; solo él se metía bien campo adentro, como para asegurarse de que iba a pasar esa jornada en total soledad frente a la naturaleza. Él, su paleta de colores, el atril y los matices del día que ya comenzaban a pertenecerle como un regalo exclusivo.

Despertaban  los violetas junto a  los lilas que fugazmente se mezclaban  con el celeste del alba y en el  fondo el campo de trigos que resplandecía. Tuvo la inmediata reminiscencia de la breve estadía en el concurso de París; allí aprendió a intercalar tonalidades que nadie había logrado; sintió haber llegado al mayor de sus logros. Sin embargo, poco tiempo después llegaría  el inesperado rechazo.

La tarde en la campiña le mostró unos ocres increíbles y nuevos matices que hacían destellar su pincel, él se sintió renacer. Y quienes lo conocimos desde niño entendíamos su gran vocación hacia la pintura. Pensar que frente a toda lo oposición de su padre, él se animó, buscó los medios y llegó a Francia. Nunca imaginó esa   comparación con los grandes maestros. ¡A los 20 años la pasión es lo que desborda!

Solo a mí  me había contado como fueron sus días en Montmartre. Resultó que su paleta daba las mejores luces en medio de las sombras, sin embargo, su trayectoria no lo ayudaba. Frente a la generación de artistas mundiales, Andrés, un joven de a penas 20  años nacido en  Buenos Aires no podía hacerles competencia.

Ese día terminó casi en el anochecer de la campiña, mira los grises fundidos en un rosa que augura tormenta. El está decidido a pintar, frente a todo, ya no se pregunta qué tendría que haber hecho en su vida, porque su pincel sigue deslizando óleos que iluminan los días.

 


Copyright©Alicia Jadrosich

Enero, 2018.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.