Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I La narración

Consigna LN 8 Escriba un relato combinando analepsis y prolepsis. (1 página)


Wilmar sentía que las buenas épocas ya no volverían a ser parte de su vida. La más profunda desazón era su inseparable compañía. Por las noches intentaba retomar sus escritos, sin poder fijar la atención en ellos. Tres largos años detuvieron la conclusión de la novela, a pesar de sus intentos fallidos.

Muy temprano, cada día, leía con mucha atención el periódico, siempre sintió interés por las noticias y las notas editoriales. Casi como una inusitada rutina, caminaba por el fondo de la casa, y le era imposible olvidar aquel día en el cual  recibió su  premio de literatura y,  a la vez, horas más tarde,  Ema tomaría  la terrible decisión.

Hoy nuevamente Wilmar fue convocado a una conferencia; no deseaba asistir, pero su hijo insistió en que lo hiciera. Le arregló todos los detalles para que sus últimas narraciones fueran presentadas formalmente. Axel lo alentaba respecto de sus trabajos: “padre, ¡tus cuentos no son para el olvido!... debes continuar... ¡siempre dijiste que había algo más!”. 

Wil accedió con pocas ganas, pero lo hizo  solo por complacerlo.  Junto a él se sentaron  escritores y periodistas de renombre. Mientras todo transcurría, y sin esperarlo, volvió a sentir la  felicidad que había olvidado; en su mente  brillaron  las más exquisitas palabras que creyó muertas. Habló con tanta fluidez y gozo, que pensó fugazmente en retomar su carrera.

La charla estaba llegando a su fin, cuando alguien preguntó con interés por la novela que esperaban concluyera pronto. Los espectadores conocían la temática y aguardaban con ansiedad poder leerla.

El forzó una prudente salida  frente a los muchos interrogantes, pero sintió la inquietud que brotaba de su interior. Por un instante vio a todos de pie y los aplausos lo invadieron. La novela inconclusa, la que cada noche agobiaba su vida estaba allí, frente a él, y a los demás. El recuerdo de Ema que inesperadamente atravesó las vías. Sus ojos agitados  se empañaron frente al público que no cesaba de  ovacionarlo.

Al finalizar, pidió no ser acompañado y entonces, como en sus mejores épocas, salió a caminar por el centro de la Capital. Sus pasos llegaron hasta el viejo adoquinado, que también eran  parte de sus historias. Pensaba en que nadie podría agotar las letras, ni si quiera él, en su mayor desasosiego.

Muchos meses después,  sin proponérselo, se encontró sentado frente a su escritorio: frases que plagaban su mente, palabras que atravesaban su vida y la novela que aguardaba el capítulo final. Salió al parque de su casa y volvió a respirar el aire fresco de esa noche, como lo hacía junto a ella.

Las palabras de su hijo eran un murmullo en sus oídos; los aplausos de los lectores, y sus pasos que buscaban algo más.

 


Copyright©Alicia Jadrosich  

Junio, 2017.  Todos los derechos reservados por su autor