Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III Decir y Mostrar

Consigna D3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violáceos, cruda/o, resplandor, terreno árido, desierto en las almas, atardecer. (Máximo ½ pág.)


He aquí el desierto desnudo: la vasta superficie de terreno árido, el pubis encendido de encinas frondosas, que arden bajo el calor insufrible del sol. Se queman al rojo vivo y embravece el fuego, se retuerce de ira cuando cae el atardecer, y lo obliga a extinguirse con el último resplandor. El cielo se rinde en azules y violáceos. Y al día siguiente, el ciclo vuelve a comenzar. Es tan cruda la naturaleza en el paisaje, como el desierto en las almas.

 

 

Consigna D5 Escriba un texto en el que defina un personaje, respetando la brevedad, la concisión y la economía de palabras que advirtió en el fragmento de Los hermanos Karamasov. (1/2 pág.)


A ese chico lo conocí en la línea “B” del subte. Está postrado en una silla de ruedas, con los músculos contraídos por la enfermedad cerebral. Tiene el antebrazo derecho pegado al lateral de sus costillas, el brazo hacia arriba, y los dedos rígidos para abajo; como si su mano pendiera de un hilo invisible que la sostuviera desde la muñeca. La cabeza está girada en sentido opuesto, y la mirada se le fuga por el rabillo del ojo. Derrama involuntariamente hilos de saliva que caen sobre una toalla pulcra, que lleva siempre sobre su falda.

Proviene de una familia indigente, que lo cuida lo mejor que puede. Su mamá lo lleva consigo recorriendo los vagones y habla de él con ternura: pide colaboración a voluntad para “comprar pañales para este chiquito”. Tiene, en apariencia, unos veinte años de edad.

Él entiende más de lo que parece. El otro día le di dinero a su madre, puse mi mano en su hombro, y le sonreí. Retrocedió en bloque su cabeza y su tronco, para orientar su mirada hacia mí, y también me sonrió. Yo nunca vi que otros pasajeros le sonrieran.

Ahora, lo busco en cada viaje.

 


Copyright©Marina

Enero, 2017. Todos los derechos reservados por el autor