Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VIII El Personaje

Consigna P 3 Haga un ficha para un personaje, a partir de la ficha que redactó, escriba una historia breve que tenga al personaje como protagonista. Narrador en tercera persona, adulto, entre 50 y 60 años. (Máx. ½ página).

 


FICHA

Un pintor fracasado

Hombre de 1.65 metros de altura, 80 kg. Edad aparente: 60 años. Cabello pelirrojo, lacio y largo.

Voz gruesa. Andar cojo. Espalda encorvada. 

Solitario. Amante del arte, pintor de nacimiento, músico amateur. 

 


Artista callejero. Pintaba “a la gorra”. La vía pública (calzadas en verano y plazas céntricas en invierno) era su galería. Retratos, paisajes, universos fantásticos, relatos históricos formaban parte de su temario. Acuarelas, témperas, aerosoles, agua eran algunos de sus materiales.

Los domingos en el mirador del parque preparaba su “arsenal plástico” y esperaba el amanecer haciendo vibrar los más maravillosos acordes en su viejo violín. “Los sonidos son colores en el aire”, decía con esa voz de bajo desafinado.
Ni su espíritu ni su ánimo decayeron, ni sus costumbres cambiaron pese a esa cojera irreversible causada por el fuerte golpe del bastón policial, en una de esas campañas para “liberar” las aceras de vendedores ambulantes. Tampoco lo amainó la cada vez más pronunciada curvatura de su espalda (confundida con una joroba por muchos) producto de la posición adoptada para realizar sus obras durante horas, días y años.
“¿Tendrá 80 años?”, decían algunos. “¡No, no!. Sólo parece más viejo por su aspecto, abandonado, sucio y desgarbado”, decían otros. “Los bohemios no tienen edad”, replicaba alguien.  “¡¡Por favor!! ¡Es un andrajoso que no trabaja, que vive de la limosna, que regala esos cuadros porque nadie quiere…!”, decía alguien más. “Usted no sabe lo que dice. Ese hombre es un filántropo que le ha dado vida a las salas de guardia del hospital, a las escuelas de la villa de emergencia. La estación abandonada se colma de estudiantes carenciados anhelantes de arte real y...”. “Disculpe que le devuelva la interrupción, señora, pero ese hombre es un pintor fracasado. Se lo aseguro. ¡¡Jamás expondría una sola de sus obras en mi galería!! Y créame, ¡¡¡sé de lo que hablo cuando hablo de arte!!!”, replicó el hombre de corbata. Una voz grave y ronca llenó el tenso vacío generado por tal soberbia: “Sin saberlo, lo hizo”.

Copyright©Fabiana Sereno. Abril, 2015
Todos los derechos reservados