Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A 10 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los adjetivos, (máx. ½ pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido. Ej.: “Era invariable (constante) la hora de la cena, uno a uno cumplíamos el rito de sentarnos a la mesa sin explorar demasiado cuál era el lugar más adecuado (apropiado, acertado).

 

El beso apasionado que le dio de modo imprevisto (impulsivo) a alguien q q ue no era su amado, su justa (perfecta) mitad, su alma afín (gemela), fue curiosamente el que le produjo mayor goce. Consiguió replicar el placer con su pareja e intuyó que el deseo seguiría vivo (encendido) mientras mantuviera su amorío en secreto.


Consigna A 11 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los verbos, (máx. ½ pág.) Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido.

El novio se apuntó (fue) el primero en llegar a la Iglesia. Los que habían arreglado (quedado) en pasar a buscarlo (recogerlo) se vieron (encontraron) con la sorpresa de que ya no estaba en su casa. Un mensaje de texto les decía (avisaba), tarde, que había querido (había decidido) salir solo porque no se aguantaba (soportaba) la ansiedad.

La madre del novio buscaba desesperadamente a su otro hijo; siempre daba la nota y ese día no era la excepción, faltando (ausentándose) de la boda de su hermano, ¡ya la iba a escuchar (oír) cuando llegase (apareciera)!

Al arribar (llegar) la novia al altar, del brazo de su padre, acusó (increpó) al hombre que la esperaba (aguardaba) de pie allí adelante —-¡¿Dónde está Guillermo?! ¡¿Qué le hiciste?! El grito hizo eco en la cúpula. El padrino abrió los ojos como el dos de oro al observar (ver) el punto rojo en la camisa de aquel canalla. Entonces, el consuegro, quien también alcanzó a mirarlo (verlo), y sin importarle el lazo de sangre que los unía, lo agarró (tomó) del cuello y luego lo presionó (instó) a confesar dónde estaba su hermano, a fuerza de golpes.

Pablo no se escudaba (defendía), y desde el suelo, con el rostro ensangrentado, vociferaba (gritaba) repetidamente: —¡¿Qué tiene él que yo no tenga?! ¡Seríamos (Podríamos ser) tan felices vos y yo!

 

Copyright©Marina

Diciembre, 2016. Todos los derechos reservados por el autor