Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A4 Escriba un texto en el que use los siguientes conectores: para empezar; en segundo lugar; en fin. (Máx. 1/2 página)


Ceferino se despertó con su lista a cuestas. Una línea vertical dividiendo los deberes por un lado y los derechos por otro. El lado de los deberes está completo, atiborrado, escrito hasta en las esquinas de la hoja. El izquierdo es la miseria misma y allí escribe con lápiz.

Atrapado en sus dilemas éticos, fue a hablar con un cura.

—Mire, Padre —le dijo— yo no soy muy religioso, pero me criaron en la fe católica y por eso vengo.

Ceferino le contó su historia, buscando complicidad. Si le quitaban su lugar, él lo cedía, ante un insulto; el silencio, frente a una injuria; la inacción. En términos religiosos: poner la otra mejilla, amar al enemigo. Deberes, deberes y más deberes, y a las perdidas algún derecho que otro defendía por él. Esto lo tenía angustiado, no se hacía valer y ponía a Jesús en el medio.

­—¿Sabe, Padre?… yo tengo una frase de cabecera “a mayor conciencia, mayor responsabilidad”. Yo soy consciente del daño que me hacen otros y por eso debo actuar de manera responsable, no responder al mal con otro mal, sino con el bien. Dios me está mirando. Creo en eso de que al morir tendremos nuestra recompensa o nuestro castigo.

El cura se lo quedó mirando en silencio. Ese joven se había convertido en un monstruo para sí mismo. Luego le habló:

—Para empezar, Dios querría que te hicieras valer. Él te creó, tendrías que honrar ese acto. En segundo lugar, ¿vos pensás que con todas las guerras, homicidios y atrocidades que cometen los humanos en el mundo, Dios se va a poner a mirar tus boludeces?

Ceferino se levantó del banco con una mezcla de vergüenza e indignación, y se fue diciéndose para sí mismo:

—“¡Pst! “boludeces”. ¿Qué clase de cura habla en tales términos? —lo pensaba y se sonrojaba.

En fin, Ceferino entendió perfectamente a lo que iba el cura con su pregunta, pero pretendió fingir (se) que permanecía en la ignorancia y seguir con la lista a cuestas.

 


Copyright©Marina

Diciembre, 2016. Todos los derechos reservados por el autor