Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II   Adecuación, coherencia y cohesión

 Consigna A 14 Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de Honoré de Balzac. (1/2 pág).


La noche estaba fría y oscura, Soledad presentía que seguramente en pocos minutos regresaría la lluvia. Se desperezó, estiró sus brazos, le gustaba tanto estar sentada frente al fuego en el invierno.  Juntó fuerzas, se levantó del sillón,  le dolía tener que abandonar su reino.  Se calzó las botas, tomó un abrigo y decidió que era el momento adecuado de sacar a su perro a dar un paseo,  ella y “Vicky” harían un recorrido corto esa noche.

Abrió la puerta, una brisa helada golpeó su cara, el frío intenso le trajo recuerdos de su último viaje a Colorado el invierno anterior.  Respiró profundo, invitó a su mascota a caminar con ella, le habló con voz dulce y aterciopelada.  Descendieron con cuidado los cuatro escalones que comunicaba la entrada principal con la explanada. Comenzaron el recorrido de manera rápida, dudó en regresar a la casa, temía que el abrigo no fuera suficiente. Pasaron los autos estacionados en la puerta, Soledad los iba contando uno a uno, doblaron a la derecha, dejaron atrás el frondoso árbol de su vecino, avanzaban sin detenerse. Una parada breve, antes de subir por el pequeño puente, el recorrido seguía siendo a paso apurado, un paso seguro y con ritmo. Cruzan el puente en menos de diez minutos, al llegar al final del mismo, Soledad decide dar marcha atrás y regresar a su casa por el mismo camino, la asusta ver tanta oscuridad al otro lado de su vecindario.  De pronto todo se ilumina, un rayo se ve caer a lo lejos, en un principio se paraliza, luego, súbitamente, ambas retoman el ritmo. Apuran el paso, bajan del puente, después, cruzan la calle,  ven a su derecha el frondoso árbol, Soledad aspira profundamente, el frío y la ausencia de perfume en las flores, son las dos cosas que más odia del invierno.   Siguen avanzando sin detenerse, más adelante divisa los autos, y por último, a lo lejos, las luces encendidas de su casa, donde la espera el fuego encendido, donde ella y su mascota pasaran la noche, escuchando la tormenta que se avecina.

 

 

Copyright©Marcia Schein

Agosto, 2016. Todos los derechos reservados