Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo IV Paratextos

Consigna P 5 Escriba un prólogo para una antología de cuentos policíacos (máx. 1 pág.).


Prólogo


En 1841 Edgar Allan Poe publica “Los crímenes de la calle Morgue”, estableciendo así las reglas y los procedimientos para el género policial. Método que paradójicamente iniciara la escuela del género en Inglaterra, y quienes lo llevaron al máximo exponente de la perfección son Arthur Conan Doyle, Gilbert Chesterton y Agatha Christie, entre otros.

Ellos son los creadores de los más grandes y conocidos investigadores ficcionales, tales como Dupin para Poe, Sherlock para Doyle, el Padre Brown para Chesterton y Hércules Poirot para Christie.

Por otro lado, y retomando la senda de los escritores norteamericanos que han incursionado de manera ocasional en el género (no por ello de menor relevancia) rescato dos historias “Un suceso en el puente sobre el río Owl” y “Un millar de muertes”, de Ambrose Bierce  y Jack London respectivamente.

Las cuatro historias que siguen marcan a mi criterio la columna vertebral del relato policial argentino. Comenzando por “La pesquisa” de Paul Groussac; una historia que nace cuando la Argentina no conoce profundamente el género, pues recién se traducían los primeros cuentos de Poe. “El triple robo de Bellamore”, de Horacio Quiroga, uruguayo de nacimiento, pero que produjo la mayor parte de su obra en nuestro país. “La muerte y la brújula” de Jorge Luis Borges, donde aparece un afamado investigador de otro autor mencionado en estas líneas, y “La pista de los dientes de oro” de Roberto Arlt. A mi criterio, injustamente despojado de su trono en el círculo de autores renombrados.

Es vastísima la corriente de escritores del género que Edgar Allan Poe fundó sin saberlo. En la presente antología policíaca se sugiere a sus principales exponentes, quienes, en mi opinión, son la médula espinal de la historia del relato policial breve.

Para terminar y como una invitación a leer estas páginas, cito a Borges, pero “…no en virtud de la clave racional que el Padre Brown descubre, sino en virtud de lo sobrenatural y monstruoso que antes hemos temido.”.

M.A.S.

 


Copyright©Miguel Ángel Schernetzki.

Abril, 2016 Todos los derechos reservados