Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo IV Paratextos

Consigna P 1 Imagine que publicará un libro con sus cuentos. Elabore los siguientes elementos del paratexto:

a) título

b) dedicatoria

c) epígrafe

d) prólogo (1 pág.)


a) ARGUMENTUM AD POPOLUM


b) A mi némesis, que me alentó hacia el opúsculo.


c) “¿Cómo podéis hablar lo bueno siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca” Mateo 12:34

 

 

d)

Prólogo

Desde el punto de vista legal, la acción de chismear es un acto delictivo que se lo puede encuadrar dentro de la injuria y de la calumnia. Sin embargo, en determinados estratos sociales el “chismerío” es un acto vital.  De necesidad extrema frente al exceso de ocio. Creo que la justicia no lo condena, porque los gobernantes le deben a la “chusma” una actividad en qué ocuparse.

Lo primero que el lector pensará después de dar lectura al comienzo de este brebaje, es que se trata de una evidente exageración. Permítame invitarlo a repasar las siete historias que se encuentran en esta antología. Siete historias marcadas por la conducta agresiva y cobarde del que cuenta a espaldas del ofendido.  Observarán, en la medida que transcurren las historias, que esta conducta verbal tiene efectos que oscilan en un rango muy amplio; desde la perdida de una amistad hasta hechos de sangre. Personas inocentes que han perdido el honor, la dignidad y el prestigio dentro del grupo en que se desenvuelven.

Imagino que alguna vez a cualquiera de ustedes le ha tocado de cerca relacionarse con un “chismoso”, en carne propia o a través de un conocido. Por ejemplo: le han “calentado la cabeza” porque su pareja andaba con otro; le hablaron mal de usted al jefe con intenciones de “serrucharle el piso”; o un vecino que no solamente tiene información de todos sus movimientos, sino que también le “arma y desarma la vida” haciendo comentarios fuera de contexto.

La discreción y los oídos sordos son para estos casos, la mejor forma de evitarse enemigos. Pero dejemos la “cháchara” para cuando sepamos de lo que vamos a hablar y entablemos una conversación libre de conjeturas, perdón, de “chismerío”.

M.A.S.

 

 

Copyright©Miguel Ángel Schernetzki.

Abril, 2016 Todos los derechos reservados