Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III Decir y mostrar 

Consigna D 10 Haga un retrato de Ud. mismo. (1/2 página)

 

 

UN CRAYÓN PARA TADEUZ 

(Parte II)


Insano. Con ese parte médico no hay nada más que agregar. Ahora me fastidian con un retrato. ¿Y cómo voy hacerlo con un crayón grueso y una sola hoja? Encima hace tanto calor acá, que bichos de toda clase y tamaño rondan por encima de los colchones. La picazón, insoportable.

Comienzo con una línea gruesa y vertical en el centro superior de la hoja, para delimitar mi entrecejo plegado. De esta manera quedará bien claro cuán grande es mi enojo. Me imagino los ojos aplastados, dos líneas horizontales con una pancita abajo. Perfecto, hace juego con mi enfado. Mi nariz, menos mal que mi nariz no es cortante como la del guardia que me alimenta, sino se confundiría con la línea prejuiciosa. Más bien comienza como un hilo de lava que se amontona por encima de los labios dejando asomar dos cuevas de magma petrificado. A cada lado dibujé dos manijas de taza para café con leche. Y debajo, escondidos en esta rala pero larga barba, se encuentran mis labios, de los que ya no recuerdo su forma. Aunque la mayor parte del tiempo están apretados, señal de firmeza en mis decisiones. O de tozudez mejor dicho, la que me arrastró a esta situación de enajenación, de miedo y de rencor. De bronca hacia quien logró separarlos y conseguir que cediera ante el placebo del amor. Ella, que tiene un nombre natural, será muerta por una afilada y punzante daga, de la misma forma que mi mentón, tal cual quedó estampado en mi dibujo. Sólo resta delimitar mi cabeza antes de que vengan a evaluarme. Me acaricio suave para reconocerme. Mis dedos son mi espejo. No me reconozco. El inconfundible sonido de la cerradura destrabándose me arrincona. Me apuro y rayo con fuerza dos o tres cardos alejados entre sí, tal como un campo de espinas en plena sequía.

 

 

Copyright©Miguel Ángel Schernetzki.

Marzo, 2015 Todos los derechos reservados