Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión  

Consigna A 1 Escriba un diálogo entre dos niños, uno centroamericano y el otro, argentino. Cada uno de ellos debe tratar de explicar cómo se compone su familia, utilizando su propio geolecto y sociolecto. (1/2 página)

 

¿Qué es lo que estás tú haciendo?— Preguntó José Manuel, desorientado. El ambiente del aeropuerto era nuevo para él y lo desconcertaba.

¡No ves que es un game boy!— Contestó Pedro con ironía.

¿Eres de argentina?— Tratando de sostener una conversación, insistió José Manuel.

Sí sí,— ahora con intenciones más respetuosas contestó Pedro— estuvimos acá de vacaciones con mi papá y mi mamá, son esos que están allá.

¿Es que no tienes hermanos?

Tengo, pero ya es grande y se quedó allá. Se llama Mariana.

Acá estamos todos para viajar a tu país, comentó José Manuel— es que vamos para vivir en Buenos Aires. Son aquellos, ¿los ves tú?, ¡ja ja!  Están atrincados en el rincón.  Pedro dejó el jueguito para ver a dónde señalaba su nuevo amigo. Luego, lo miró esperando que éste prosiga.

La Juana y el José Luis son mis hermanicos. El grandote es el Enrique, que se casó con la moza que tiene al lado, la María. Falta el Kuki.

¿Quién es Kuki?— Cuestionó Pedro, ahora con más curiosidad.

Es nuestro perrico, contestó con tristeza, José Manuel— lo dejamos solito con mis primos y le dimos un güeso. Pedro no salía del asombro, enmudecido y con la mirada fija en su extraño compañero, continuó escuchándolo.

¡Es que no eres de mucho picotiar por lo visto!

¿Qué cosa? Preguntó Pedro, al momento que lo llamaron sus padres.

Tengo, pero ya es grande y se quedó allá. Se llama Mariana.

Acá estamos todos para viajar a tu país, comentó José Manuel— es que vamos para vivir en Buenos Aíres. Son aquellos, ¿los ves tú?, ¡ja ja!  Están atrincados en el rincón. 

 Pedro dejó el jueguito para ver a dónde señalaba su nuevo amigo. Luego, lo miró esperando que éste prosiga.

La Juana y el José Luis son mis hermanicos. El grandote es el Enrique, que se casó con la moza que tiene al lado, la María. Falta el Kuki.

¿Quién es Kuki? Cuestionó Pedro, ahora con más curiosidad.

Es nuestro perrico, contestó con tristeza, José Manuel— lo dejamos solito con mis primos y le dimos un güeso.

 Pedro no salía del asombro, enmudecido y con la mirada fija en su extraño compañero, continuó escuchándolo.

¡Es que no eres de mucho picotiar por lo visto!

¿Qué cosa? Preguntó Pedro, al momento que lo llamaron sus padres.

Tengo, pero ya es grande y se quedó allá. Se llama Mariana.

Acá estamos todos para viajar a tu país, comentó José Manuel— es que vamos para vivir en Buenos Aíres. Son aquellos, ¿los ves tú?, ¡ja ja!  Están atrincados en el rincón. 

 Pedro dejó el jueguito para ver a dónde señalaba su nuevo amigo. Luego, lo miró esperando que éste prosiga.

La Juana y el José Luis son mis hermanicos. El grandote es el Enrique, que se casó con la moza que tiene al lado, la María. Falta el Kuki.

¿Quién es Kuki? Cuestionó Pedro, ahora con más curiosidad.

Es nuestro perrico, contestó con tristeza, José Manuel— lo dejamos solito con mis primos y le dimos un güeso.

 Pedro no salía del asombro, enmudecido y con la mirada fija en su extraño compañero, continuó escuchándolo.

¡Es que no eres de mucho picotiar por lo visto!

¿Qué cosa? Preguntó Pedro, al momento que lo llamaron sus padres.

 

 

Copyright©Miguel Ángel Schernetzki. Enero, 2015

Todos los derechos reservados