Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TALLER EL CUENTO. Técnicas de escritura

Módulo I. La narración
Consigna LN 4. Redacte dos textos, uno de ellos deberá ser el tiempo del relato, el otro, la cosa contada (1/2 pág. cada uno de ellos).

 

ANTES DE ENAMORARSE
Algo extraño le sucedió esa mañana de agosto cuando la alumna nueva se presentó ante él al finalizar la clase.
Benjamín Díaz Oroño era profesor de Literatura en la Residencia de Posgrado de Madrid y Josephine Brown la estudiante recién llegada del “Lejano Oeste” americano. Cuando ella entró al salón, la clase había comenzado hacía diez minutos. El profesor caminaba de un lado al otro del aula hablando de las distintas épocas de Antonio Machado. Recitaba versos sueltos. Pasaba de una cosa a otra. En un momento se mostraba cercano a los alumnos, los miraba y al segundo, dirigía la mirada  hacia la ventana lateral y se lo veía absorto y reconcentrado.

Aquel primer contacto fue inmediato y letal. Ella se acercó a pedirle disculpas por su retraso, él extendió su mano y tardó algún instante más en retirarla. Lejos de querer abandonar el salón como lo hacía siempre apenas sonaba el timbre, Díaz Oroño se apoyó en el borde de la mesa e hizo un par de precisiones sobre el programa de estudios, le recomendó algunos títulos. Le dio detalles del contenido de los temas intentando prolongar la charla lo máximo posible. Ella lo miraba segura, siempre a los ojos, no quiso interrumpirlo. Incluso cuando se producía un silencio, ella no le quitaba la mirada y permanecía callada esperando a que él reanudara la conversación.
Cuando finalmente tuvo de hablar, Jossie, de un modo muy cuidadoso, hurgando en sus sólidos conocimientos de la lengua española, comenzó a contarle sobre sus expectativas respecto al curso. No quería cautivarlo únicamente. Quería demostrarle algo. El profesor la escuchó con atención. No podía dejar de mirarla. Y se sintió sorprendido, no por lo que ella le decía, sino porque había despertado en él una antigua capacidad de ensoñación que creía olvidada.
Corría el año 1935. Él estaba casado, tenía 39 años y era un prestigioso hombre de letras. Ella era su alumna, recién había cumplido los veintitrés y estaba sola en Madrid. Un instante antes de enamorarse nadie calcula la distancia entre el amor y sus riesgos.


MEDIR LA DISTANCIA    
Se miraba en el espejo de un modo reflexivo como si se encontrase frente a una desconocida. Era tarde y no sabía qué hacer… si lavarse los dientes antes o después de la ducha, qué ponerse… si un trajecito o un vestido cualquiera… Últimamente, dudaba de todo hasta de lo que no se duda. Estaba acosada por un remolino de sensaciones que no le daba respiro. Se sentía asomada a la ventana de una nueva vida en un país extranjero con el ritmo cardíaco siempre acelerado. Con el cabello aún mojado, los labios pintados de rojo y enfundada en un vestido beige, Jossie se lanzó a la calle. Y continuaba dudando.
El latigazo de vértigo que sintió cuando la vio llegar no tenía que ver directamente con el deseo, sino con la incertidumbre de su posibilidad. Hacía un rato largo que estaba sentado en la terraza del bar del Henar de la calle de Alcalá. Pocas cosas en la vida le causaban tanto placer como verla caminar hacia él. Quería darle el mundo.
Benjamín siempre llegaba con bastante antelación. Se deleitaba saboreando la víspera del encuentro…Creía que de alguna manera ella esperaba que él se comportase como un caballero andante que luchaba contra molinos de vientos y, por supuesto, no  quería defraudarla.
Sus ojos se encontraron. Él se fue poniendo de pie lentamente al tiempo que ella se acercaba. Cuando estuvieron frente a frente permanecieron parados mirándose un momento. Cada vez que volvían a verse parecía que había que empezar de nuevo, como si lo acontecido, las miradas, los roces, las palabras y los silencios anteriores, quedaran en suspenso y fuera preciso tantear el terreno otra vez. Medir las distancias.


Copyright©Valeria Sáenz, Julio 2014
Todos los derechos reservados