Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

Mamá princesa

El espejo, brillante. O mamá, brillante. No sé, casi una estrella. Los aros y el collar, los de la abuela. Esos que encontré un día revolviendo sus cajones y me dijo que no eran para jugar. Destinados a salidas “especiales”. A escondidas, ese día, en mis orejas, brillantes como ahora, toda luz.

Vestido rosa, como el de Barbie. O el de la princesa de la película de Disney. Hasta los pies, muy largo. Problemas para caminar, quizás. Papá va a tener que ayudarla, como si fueran de verdad un príncipe y una princesa.
¡Y esos zapatos! Con taco alto y finito. Inservibles a la hora de correr o jugar a la rayuela. Zapatos de bailarina. Un poco dolorosos. La obligación de verse divina.
Uh, la parte del maquillaje. La que más me gusta. Una crema en los cachetes. Un color oscuro arriba de los ojos. Pestañas negras e increíbles. Y lo mejor: pintalabios rojo. Para dar muchos besos en el aire. Como las señoras pintarrajeadas: apoyan el cachete y soplan el beso, si no te pintan toda.
Obra de un hechizo mágico del hada madrina de Cenicienta. Un hechizo con final. Mamá princesa o mamá de verdad. Me gustan las dos. Pero ésta es rara.
Papá, posesivo, el dueño de su brazo. Mamá, toda sonrisas: “falta mi cartera”, le dice. Y no agarra la de todos los días, no, señor. Negra, chiquita y ¡con brillitos! Igualitos a los personajes de un cuento.
“¡No me abraces fuerte! Me vas a arrugar el vestido” Amague de llanto. No más mamá princesa. De vuelta, mamá de verdad. Mimos, besos, un abrazo. “No te pongas triste, Lola, si te quedas tranquila con la abue, te dejo que uses mi maquillaje”
Nena buena y sin caprichos. Con permiso especial y horario especial. Cachetes y boca pintados. Vestido lindo. Trepada a unos zapatos de taco de mami. ¿Estaré igual de linda que ella? Señora grande que va a fiestas. Agotador. “Me voy a dormir, abue, mañana cuando vuelva mi mamá verdadera tenemos que ir a la plaza y no quiero estar cansada”.


Victoria Nasisi