Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

El tiempo que pasa, la verdad que huye

 Alta Gracia, 15 de agosto de 1998

Mi estimado colega:
Agradezco el envío de su carta con una foto y unas líneas desprolijas al dorso: “Valoraré su opinión”; y añade su firma que reconocí inmediatamente luego de trabajar tantos años juntos.

 

 

Mi agradecimiento tiene dos vertientes. Por un lado, su reconocimiento a mi profesionalismo, y, por el otro, me motiva a movilizar mi materia gris en este páramo que a veces me llena de nostalgia sobre los viejos tiempos.
Noche tras noche, durante estos días, miré cada detalle de la foto y le advierto: le han urdido una trampa que llamaría “teatralización de la escena”. Infiero que no halló cadáver alguno, y es obvio: la víctima ha sido secuestrada o la han matado en otro lugar. Es absolutamente improbable que haya abandonado su casa y su familia.
Recuerde mi consejo durante los años que hemos compartido: “no hallará respuestas sin antes hacerse miles de preguntas”. Lo voy a ayudar y acepte mi desafío de estimularlo a desconfiar sobre la hipótesis de “abandono de hogar”:
Encontrar un libro abierto -que por lo que puedo ver es una narración de entretenimiento- me indica que la víctima se encontraba distendida. Nadie que va a dar la espalda a su pasado se distrae con la lectura. Muerto, sobre el libro, hallamos un insecto -periplaneta americana- lo que vulgarmente llamamos cucaracha. Recuerda que ésta se encuentra en lugares húmedos con un grado relativamente alto de calor?. En una palabra, en la habitación que la víctima leía, el ambiente estaba confortable. Y agrego, este insecto (que se alimenta de restos de comida) la víctima no habrá dejado su cena a medio terminar?. Le parece razonable que tramando un abandono, alguien esté tan relajado como para tomarse un tiempo para comer, leer y quizás beber?.
Prosiga su camino por estas preguntas y recuerde las palabras de Lockard: “el tiempo que pasa, la verdad que huye”.
Espero una nueva carta para que prosigamos anudando todas las tramas posibles para llegar al todo. En una palabra: persevere para llegar a la verdad de este enigma.
Afectuosamente.  Carlos Lizard.


N.Z.

 

Trabajo de Taller. Prohibida su reproducción parcial o total, (c) 2011. Ley 11.723.