Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

El sueño

En una escuela llamada” la matanza de los vivos” había un grupo de chicos que lo integraba:
Franco
Arron
Lucas
Luciano
Que siempre escribían cuentos de ciencia ficción y de terror. Pero ese día todo cambió en vez de quedar la historia en el papel -como pasa siempre en todo cuento que se queda en el papel-  se convirtió en realidad la historia, la escuela empezó a llenarse de zombis, arañas gigantes, termineitors, Luciano  y Lucas desaparecieron de la nada.
Arron y Franco empezaron a correr hacia la salida, pero aparecieron los zombis y casi los muerden para convertirlos en zombis y las arañas casi se lo comen.

Pero ahora volviendo a Luciano  y  Lucas, aparecieron en 5° grado con  un “ametralladora termineitor” que los cuidaba, pero este no los  iba a matar, este no era malo, se reprogramó cuando del techo cayeron sobre  él  y los ayudo a subir a la  azotea y desde ahí empezaron a  hacer un plan con los mapas del robot.
Cuando hicieron el plan, se juntaron  con los chicos que habían subido arriba de dos arañas y dijeron:
-Ustedes ¿como sobrevivieron?
-Con ayuda de dos arañas que vinieron de un portal que parecía un espejo con letras escritas y ustedes ¿Cómo sobrevivieron?
-Por este robot e  hicimos un plan de como escapar.
- ¿Como es el plan?
-Primero, Arron.
-Sí.
-Requerimos todas  tus herramientas.
-Bueno.
-Segundo Franco y Lucas.
-Sí.
-Ustedes son la distracción.
- Pero ¿Por qué nosotros?
-Por que son lo más rápidos de los cuatro.
-Y después de mí, de mi robot y de  los robots que reprogramen, mataremos a los zombis y abrimos las puertas.
-Dale.   
-Dale.
-Bueno, me parece bien.
-Lo mismo.
-Bueno, ahora a empezar con el plan.
Y después de unas  largas horas el plan concluyó con Luciano hecho un  zombi, Arron con cinco cartuchos de balas descargados en su cuerpo, y Franco, como Lucas, quedaron como comida de león, toda destrozada.
Pero cuando todo parecía tener un fin espantoso, David se levantó.


Luciano Uriel Papa Varela (12 años)

 

Copyright Luciano Uriel Papa Varela. Octubre 2012