Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

El retorno del señor Tales

“¿Por qué te dejé ir? Ahora estás en el fondo del abismo. Y yo me siento solo, como nunca antes. Ya es tarde, ya nadie podrá rescatarte. Y ya nadie puede rescatarme a mí”.

 

Lunes 14 de diciembre, 9 hs
El cuerpo sin vida de una joven fue encontrado en las costas de Mar del Tuyú esta madrugada. El hallazgo lo realizó un hombre de mediana edad que dijo salir a pasear en su bote como todos los días. La policía no descarta el suicidio pero todavía no se realizaron los primeros peritajes. Fue trasladado a la morgue del Hospital más cercano, en Mar de Ajó.


“Yo te dije que me escucharas, aunque fuera por última vez. Pero vos te negaste. Es tu culpa que ahora estemos separados. Sólo te pedí una última oportunidad”.


El señor Tales escuchó la sirena del auto desde la pequeña habitación de su vieja y venida abajo casita cercana a la playa. El descanso interrumpido y la curiosidad lo levantaron de su cama. Se vistió rápidamente (ojotas, malla y chomba) y cruzó la única calle que lo separaba de los médanos. Enseguida echó una rápida ojeada a la escena. Su antigua profesión le había dejado una gran capacidad para ver donde nadie ve. Un joven delgado, con pantalón de gimnasia, acorde al clima fresco que  reina en la costa a horas tempranas, estaba parado cerca del bote con cara de preocupación y hablaba con un hombre de uniforme. La botamanga de su pantalón -al igual que sus zapatillas- estaban mojadas, así como los puños del buzo. Una muchacha despeinada, en bermuda, remera de mangas largas y zapatillas, observaba con expresión de tristeza. Sus manos temblorosas ocultaban parte de su rostro. Un joven de músculos trabajados que no lograban ser  disimulados a través del traje de neoprene que cubría su cuerpo, contemplaba la escena alejado del resto de los concurrentes. Más alejado aún pero en un lugar desde donde podía ver lo que acontecía, un hombre vestido con jeans, zapatos acordonados y camisa a rayas permanecía sentado sobre la arena. A su alrededor, Tales pudo divisar un charco de agua que chorreaba de sus ropas húmedas.


Martes 15 de diciembre, 10 hs
Hoy, frente a los tribunales de Comodoro Pi, compareció el único testigo de la causa por la muerte de la joven que no pudo ser identificada, ya que nadie se ha acercado a reclamar su cuerpo. Luego de tres horas de declaración frente al juez Zamora, salió el joven. Ante las preguntas de los periodistas, sólo se limitó a responder que no conocía a la víctima, que ante las preguntas del juez narró, nervioso, cómo fue el encuentro del cadáver. “Estaba sentado en mi bote, ya acercándome a la orilla, cuando sentí un golpe seco. Pensé que se trataba de una roca, pero no podía ser porque conozco bien el lugar. Cuando me acerqué al objeto, me di cuenta de que era una persona. Sentí mucho miedo, grité, pero como todavía estaba oscuro, no me escuchó nadie. Entonces tomé el cuerpo por los brazos, tuve que hacer mucha fuerza porque estaba muy pesado, y lo acomodé sobre la arena. En ese momento reconocí que era una mujer. Era rubia (Leandro se largó a llorar) corrí a buscar mi celular, que había dejado sobre la orilla, y llamé a la policía”.


Jaime Tales, sentado en su destartalado sillón, escuchaba con atención las declaraciones del muchacho. Repasó en su mente la escena del día anterior en la playa. Recordó ese cosquilleo que lo acosaba cada vez que algo extraño había sucedido.

 

M. M.