Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

El curioso

Es de público conocimiento que todos los bares del centro de Buenos Aires cuenten con la presencia de personas que disfrutan observando más el comportamiento ajeno que el suyo propio. Y el bar de don Armando Soria no es la excepción.

Adolfino Pereyra levantó, un tanto sorprendido, la vista cuando divisó a una mujer de mirada extraña; de esas miradas que anhelan sueños o esperan que algo imposible suceda. Camina hacia la mesa central del bar, engalanada en un vestido floreado y zapatos rojos. También le llamó poderosamente la atención un caballero de la mesa contigua  a la suya, que con movimientos leves y tras un periódico, no le quitaba la mirada de encima a esa mujer. Hasta que por suerte o no, de la muchacha, un señor de aspecto duro se sentó tan solo unos segundos a la mesa con ella y a la respuesta de un <<sí>> rotundo hizo que esta saliera en forma apresurada quién sabe hacia dónde. Al menos  Adolfino no lo sabía. Quien sí parecía conocer el destino era el caballero de la mesa de al lado ya que, omitiendo pagar la cuenta, salió tras ella como quien busca atrapar una presa indomable. Adolfino estiró la cabeza para tratar de seguir las secuencias de los hechos pero solo pudo observar que aquel extraño caballero miraba desconcertado para todos lados como quien ha perdido por un rato a su alma. Y ella ya no estaba.
Volvió Adolfino la mirada sobre su taza de café y pensó, tan solo pensó, cuántas veces damos por respuesta un <<sí>> sin imaginar que nos puede llevar a destinos impensados. Y ella ya no estaba.


Facundo Torres