Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

EL CUENTO. Técnicas de escritura

Polifonía La ArgamasaModulo VII. El punto de vista o focalización
Consigna F4 Escriba un texto en el que el enunciado sea polifónico

 

 

 

ENTRE EL POLVO


No te das cuenta, no van a descubrir al culpable. Ell0os quieren, al igual que tú ignorarlo.
Era época de cosecha de soja, las máquinas cosechadoras diseminadas por los campos realizan la tarea, densas nubes de tierra ocultan por momentos al sol. No había tiempo que perder, las plantas secas debían recogerse entes de las tormentas otoñales.
Abrí la puerta de la casilla, eran cerca de las cinco de la mañana, el aire fresco y húmedo invadió mi cara, la mejor hora para iniciar el día de trabajo. A mi lado pasó Juan, disfruta de esta temperatura ya se acaba pronto el sol nos caldeará el cuerpo, y golpeándome el hombro saltó de la casilla hacia la máquina cosechadora. “¡Apúrense! ¡Pablo ya tendrías que estar en el tractor!”, le grité enfadado. Tomé la campera de pasada y grité: “¡ya voy!”, la noche anterior lo había dejado al reparo de unos árboles a unos cuantos metros de distancia, deben creer que poseo algún don para el vuelo, cuanta impaciencia.

 

 

Miré el reloj, eran cerca de las nueve, debo encender el fuego y prepara la comida, los muchachos llegarán dentro de dos horas para alimentarse y proseguir el trabajo. No me gusta cocinar,  pero Emma y los chicos necesitan mi apoyo. Cuánta nostalgia, cuánta lejanía, pensé viendo al campo, tanta extensión te aleja de todo.
El humo del fuego encendido se observa de lejos, Jorge nos preparará carne asada. La máquina funciona como era previsto, el monitoreo de cosecha da buenos resultados, en el tablero no hay luces que detecten desperfectos. Este año pasa sin mayores problemas, estoy tranquilo, espero que Pablo sienta lo mismo, las amenazas de años anteriores por parte de los contratistas del norte no se repitieron aún. Es cosa seria la amenaza cuando llega desde lo profundo de un sentimiento como es el resentimiento. No éramos culpables, los dueños de los campos querían tecnología y ellos estaban estancados en el tiempo.
El tractor está fallando. Tomé el celular marqué el número de Jorge mientras descendí de la cabina para poder escuchar.
La explosión hizo que el cuerpo de Pablo volara. Yo sentí el ruido, pero la nube de polvo impedía la visión, algo malo estaba ocurriendo, bajé de la máquina lo más rápido que pude, Jorge aceleró la camioneta a fondo, al subir su rostro tenía lágrimas.
¡Oh, Dios!, mis piernas ya no me responden. ¡Ayuda!

 

Copyright©Verónica Martinoli Vieyra. Diciembre, 2014
Todos los derechos reservados