Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

EL CUENTO. Técnicas de escritura

EL CUENTO. Técnicas de escrituraMódulo III. Decir y Mostrar
Consigna D 8 Redacte una prosopografía de una persona que conozca

 

 

 

AQUEL ROSTRO

 

Apenas la divisa se detiene. Ella está de espaldas, sentada en el mismo banco de la misma plaza que los había tenido reunido más de veinte años atrás. La misma espalda derecha enmarcada por unos hombros fuertes de los que cuelgan unos brazos flacos, eternos… Y la piel blanca.

Todavía lleva el pelo corto, quizás algo más corto de lo que recordaba, que muestra una nuca lampiña y muy erguida. El escote posterior del solero deja ver la misma protuberancia de sus omóplatos y los mismos cantos rodados perfectos que marcan las vértebras de su columna. Ella apenas hace un movimiento para un lado y él logra vislumbrar algo de su perfil… asoma la punta de su nariz grande, recta y en un costado de su frente despejada se dibujan, siempre iguales, sus cejas negras y pobladas. Levanta un poco el brazo, apoya el codo en el respaldo del banco y llevando su mano a la cabeza incrusta los dedos en la cabellera… ¡Aquellas manos!, huesudas, de dedos finos… etéreas.
Respira profundo y avanza. Cuando le faltaban unos pocos pasos para alcanzarla puede olerla… y ella también lo siente. Se da vuelta, apenas le sonríe y le clava la mirada. Él se encuentra con los mismos ojos, algo rasgados, siempre parpadeantes y de un verde impreciso... y una boca pálida, siempre húmeda que nunca termina de cerrarse. Y aquel rostro tan lejano en el recuerdo y tan cercano en la memoria.


Copyright©Valeria Sáenz. Diciembre, 2014
Todos los derechos reservados