Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

EL CUENTO. Técnicas de escritura

Módulo V. El cuento, su estructura
Consigna 2. Escribir una historia en tono irónico, en tercera persona, desde el punto de vista de un animal doméstico.

 

EN LAS ALTURAS

Todas las mañanas al levantarse y antes de lavar sus dientes pasa cerca del almohadón donde duermo rozando su mano en mi cabeza. El perfume mentolado que deja al hacerlo abre mi apetito. Tantas veces deseé calvar mis colmillos en alguna parte de su cuerpo cuando olvida mi alimento. Debo confesar mi cariño hacia él, el cual lo he demostrado tantas veces, pero en especial el día que conoció a la rubia.

Los domingos es el día de paseo por el parque cerca del río, él suelta la correa y puedo trotar en libertad absoluta. Soy correcto siempre en mi proceder, es la mejor manera de ganar su confianza para luego actuar a mi antojo. No es muy avispado, más de una vez fracasó con sus aventuras, tiene la peculiaridad de rascarse una oreja si está nervioso, eso sólo debe hacerse si una pulga molesta pero ante una chica jamás.
La rubia tenía olor a flores frescas, lucía linda con sus polleras cortas. En una oportunidad ella lo besó, pero ahí actué, con un pequeño empujón cruzándome en el mejor momento, él cayó en sus brazos. Nadie toma enserio la importancia e nuestra presencia  creen que somos un montón de pelo. Él, mi compañero, porque la palabra amo no es para un tipo sin carácter, nunca reconoció la importancia de ciertas aptitudes que tiene un animal hacia la persona que le provee alimento y agua. He salvado su vida más de una vez, ladrando cuando no apaga bien el gas de la cocina, aullando cuando desborda la bañera o gruñendo cuando la persona en cuestión quiere pegarle.
Le perdono sus gritos, sus olores y ciertas actitudes asquerosas que nosotros los perros no realizamos, como sacarse algo de la nariz con lo que juega un buen rato. Es el compañero que todos queremos porque mira series de televisión, no ronca cuando duerme y me tapa con una manta en las noches frías.


Copyright©Verónica Martinoli Vieyra. Setiembre 2014
Todos los derechos reservados