Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

Despeinadas

Con una sonrisa impecable recibe a las dos mujeres. “Por acá señoras”. Intercambian besos, redondos y jugosos, y ambas son acomodadas.
Ay, Tití, creí que perdíamos el turno. Sí, sí, yo te dije que sacaste uno demasiado temprano, pero bue… Mabel, hoy por favor, no me cortes tanto. ¿No que no se usa tan corto Esther? Tití, ya te dije, se usa lo que te queda bien.
Elije el peine apropiado y comienza a humedecer el cabello.

A mí, Maruja, lo de siempre. Escuchame, Tití, vos sabes que ayer me llamó la Tita y quería sonsacarme lo de la otra noche. Viste como es, re-chusma. ¡A vos te parece! Pero qué tipa. No, si yo te vengo diciendo que esa es una… Pero dejala, no le des importancia, si sabés que a ella le gusta llevar y traer. Sí, yo le dije que no había prestado atención, vos sabés que a mi no me gusta andar criticando a la gente (bueno, cuando duermo). Nada, no le dije nada, pero me molesta que quiera sacarme una cosa por otra.
Toma por detrás la cabeza de Tití, la encuadra en el espejo y mirando por encima de ella, decide comenzar por el lado izquierdo.
Ahora, entre nosotras, ¿qué me contás de lo que tenía puesto Karina? ¡Ja! Yo no podía aguantar la risa. Estuve toda la noche tentada. No sé qué se cree esa, ¿que a nosotras solas nos pasan los años? (pero cómo sos, te hacés la santita. No, si te veía venir) Vos sabés que te iba a decir, pero cada vez que me acercaba, la tenía detrás (me encantó esa ropa, con gusto le hubiera preguntado donde lo compró). Una desvergonzada, con ese escote y la pollera tan corta. Yo no sé como el marido no le dice algo. ¡Pero qué le va a decir Carlos si no le presta la más mínima atención! Te digo más, a mi me da que ella lo hace a propósito, para provocarlo. No viste como la miraba a la chiquita esa, la sobrina de Marcos… también, como para no mirarla. Siempre tan llamativa. ¿Sabías que se acaba de hacer las lolas? ¡No! ¿Qué, se operó la lolas? (no te hagas la boba y no parabas de mirarle las tetas) Si, Tití, ¿no te acordás que ella misma comentó el mes pasado que tenía ganas de hacerse una ‘toquecito’?
Con las tijeras más pequeñas, y con la mirada muy atenta a su trabajo, la giró para emparejar el lado derecho. Volvió a tomar la cabeza por detrás y a encuadrar en el espejo.
Dejate de joder, no me digas que a esa edad ya se están haciendo cirugías. No te digo que esas chicas no salieron normales. La otra lo mismo, a los 30 ya tiene más operaciones que Susana Giménez.
Bueno, claro, debe ser como vos decís, que se viste así para que la miren. ¿Quién, la chiquita? No, nena, Karina. Ah, y si, pobre. Qué triste, ¿no?
Mabel, me quedó divino. Vos, Esther, ¿tendrás para mucho? Porque acabo de recordar que a las 5 me traen los chicos a casa. Es que Sofi tiene una cena con el marido. Me los deja esta noche.
No te preocupes, Tití, andá nomás. Después te llamo. Bueno, sí, nos hablamos.
La acompaña a la caja para indicarle a la cajera lo realizado. Regresa, acomoda los peines y las tijeras y se dispone a barrer los mechones caídos en el piso.
Son preciosos los nietos de Tití, ¿alguna vez los trajo? (Tití es muy buena mina, pero cuando se la da de santulona me saca).

 

Laura