Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Taller de Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo IV La literatura y los géneros discursivos de uso cotidiano

Consigna nueve Escribir una receta, un reglamento o unas instrucciones con uno de los siguientes objetivos: “conseguir amigos influyentes”, “sobrevivir en la Argentina actual”, “ser una chica ‘fashion’”, “no morir a la hora señalada", "volver a un estado amniótico". Se puede elegir también un objetivo no mencionado aquí.  Extensión máxima: una carilla.


Instrucciones para no morir a la hora señalada

Nadie muere en la víspera, dice el refrán popular, y es así aquellos que creen en el destino saben que morirán a la hora señalada. Ni un segundo antes, ni uno después. Sin embargo, hay formas de burlar a la mismísima Fortuna y vamos a intentarlo.

Leer más...
 
TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VIII El personaje

Consigna P 1 A partir de los datos que se proporcionan a continuación, escriba un relato breve. (Máx. ½ pág.)

Nombre (a elección) y apellido (opcional), nació en la Argentina, el 16 de mayo de 1889, sexo masculino.

Darle un color de piel y cabello; forma de sus ojos y nariz; estatura.

Una actividad ruda en el campo.

No tiene familia, sólo amigos, uno de ellos lo traiciona.

Posee dificultades para caminar (por ejemplo, una cicatriz muy pronunciada en la ingle).

Leer más...
 
TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo III  Crímenes y castigos: pervertir el género

Consigna siete Elija dos de las siguientes imágenes, escriba dos textos independientes que instalen una mirada sospechosa (extensión máxima: media carilla). 

crmenes_y_castigos_imagen_3

 

 

 

 

Imagen 3

 

-Me pregunto qué hace el mayor de los García navegando con esta tormenta en ciernes.

-Y yo me pregunto qué haces chusmeando a los vecinos cuando tenemos que cerrar todos los postigos y sellar las ventanas. El viento se está enfureciendo, mejor nos apuramos.

Leer más...
 
TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VII  El punto de vista o focalización

Consigna F 1 Completar el fragmento siguiente desde el punto de vista de un narrador en tercera persona, visión por detrás u omnisciente. (Máximo 1 pág.)

Fragmento:

Aquella mañana el sol caía a plomo sobre las casas de adobe y paja. Una de las carretas cargada de duraznos se detuvo en un rancho poco cuidado que había cerca del arroyo Medrano. El rancho tenía una sola ventana desde la que se veían algunas mesas y bancos rústicos. Sobre la puerta, en el frente, en un cartel pintado a mano se leía "Pulpería Las palomitas".


Aquella mañana el sol caía a plomo sobre las casas de adobe y paja. Una de las carretas cargada de duraznos se detuvo en un rancho poco cuidado que había cerca del arroyo Medrano. El rancho tenía una sola ventana desde la que se veían algunas mesas y bancos rústicos. Sobre la puerta, en el frente, en un cartel pintado a mano se leía "Pulpería Las palomitas".

Leer más...
 
TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VII Punto de vista o focalización

Consigna F5 Escriba un enunciado en el que el narrador utilice la segunda persona e incorpore los siguientes personajes y acontecimientos: un obituario, una hija que se ha fugado de su casa, vive en una pensión y le escribe a sus padres reprochándoles los injustos castigos de que ha sido víctima cuando adolescente (Máx. 1 pág.)


Querido diario:

Hoy quiero darte una fabulosa noticia: mi padre ha muerto. Lo acabo de leer en el obituario. Como a ti no puedo ocultarte absolutamente nada, no esperes que derrame sobre tus páginas unas lágrimas de mentira, que para eso están los que me conocen y piensan que estoy terriblemente triste. Ninguno sabe de mi alegría infinita, que me viene una carcajada de solo imaginármelo en el ataúd, con la cabeza apoyada en una suave almohada de seda blanca, muy distinta de aquella de tela basta, rellena de lana apelmazada, que silenció mi llanto en las interminables noches en la pensión llena de alimañas, a la que acudí cuando él me echó sin piedad de nuestra casa. Me río sin culpa ni remordimiento alguno, y ya quisiera verle la cara cuando en la puerta del cielo San Pedro le pregunte si tiene algún pecado para confesar, claro que tiene, y el peor de todos fue cuando una noche de invierno manoteó a su única hija de los cabellos, la sacó a la calle y le cerró la puerta para siempre. Solo tú sabes, mi querido diario, el calvario por el que tuve que pasar desde aquel aciago día. Hoy me siento plena y en paz, eso no quiere decir que olvide, es más, yo sé que algún día mis hijos o mis nietos leerán en tu primera hoja cómo fue tratar de dormirme con hambre, en la siguiente, cómo aprendí a defenderme sola, a puro insulto y patadas, de los degenerados de las habitaciones vecinas. No recuerdo en qué página te conté lo que fue despertarme a medianoche con cucarachas recorriendo mi cuerpo congelado, pero me acuerdo como si fuera hoy de que en la número catorce volqué en ti a mi corazón sangrante, mientras yo buscaba la manera de terminar con mi vida. Por todo eso, mi querido compañero, quiero que éste sea el epílogo de la historia, en el que lleno mis pulmones de aire y exhalo una carcajada liberadora que me repercute en todo el cuerpo, porque mi padre, por fin, ha muerto.

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL